La experiencia profesional en el curriculum vitae

Cómo no se ha de escribir el curriculum vitae

Leamos ahora un curriculum del tipo que raramente se recibe (véase el modelo de curriculum nº 5).
¿Qué riesgo corre García enviando su curriculum a la misma empresa a la que González ha enviado el suyo? El encargado de seleccionar el personal no encuentra las informaciones específicas que le sirven, se siente molesto con el estilo y pensará que el curriculum no se le ha dirigido a él, sino que una copia idéntica se le podría haber enviado a cualquiera.

Veamos ahora cuáles son los errores más graves.

Como ya hemos dicho, no es aconsejable escribir una carta que contenga el curriculum, sino que es siempre mejor rellenar dos (o tres) folios.

El tono es formal y burocrático, es decir, adecuado a un documento administrativo (el uso del apellido antes que el nombre o el uso de la tercera persona, lo confirman). Cuando nos dirigimos a quien ha de ocuparse de nosotros, hemos de usar fórmulas corteses, eficaces y que expresen nuestra personalidad.

Los datos son poco claros y todavía incompletos. De hecho, cuando se intenta plasmarlos sobre la plantilla ideal que hemos diseñado anteriormente, este inconveniente resalta con toda claridad.
Se ha de subrayar que el modelo que hemos propuesto es tan sólo indicativo: cada uno ha de crearse el suyo propio personalizado, aunque se han de tener en cuenta las indicaciones que hemos hecho hasta el momento. Efectivamente, también en la nueva versión (véase el modelo de curriculum nº 6), el curriculum resulta prácticamente vacío e impersonal.

Todavía se pueden añadir las responsabilidades que se han desempeñado durante el breve período de contratación, las características personales, los hobbies, si se posee carnet de conducir, la disponibilidad para ser trasladado. En resumen, es necesario buscar todo aquello que permita traslucir de la forma más evidente posible lo que somos y lo que nos interesa hacer.